//
Estás leyendo...

Cuba

Pablo Miquel y Manuel Gran, el matemático y el físico

Abril quiso la historia fuese el mes en  que dos grandes científicos cubanos nos abandonasen . Fué en 1944 cuando el profesor de la Universidad de la Habana, Dr. Pablo Miquel y Merino moría dejando a muchos cubanos de su época y de las posteriores generaciones el cariño y respeto por las matemáticas como herramienta indispensable en el desempeño profesional. También el abril, pero en 1962 muere en la Habana el Dr. Manuel Francisco Gran, destacado ingeniero civil cubano que nos ha dejado a muchas generaciones la capacidad para trabajar los problemas de la física básica sin temor.

Por mucho tiempo profesor de Física de la Universidad de la Habana, desde 1923 hasta 1956, supo enseñar de forma magistral los secretos para el dominio de la física en la ingeniería. Pablo Miquel fue el primer presidente de la Sociedad Cubana de las Ciencias Físico Matemáticas cuando se fundó en 1942. Está en nuestra memoria sobre todo por las matemáticas. Sus libros de Álgebra encierran un método pedagógico que logra  hacer perder el miedo a la temida matemática.

Su obra Calculo de Integrales, es otra joya de la literatura cubana, es la poesía de los números, es la prosa de los puentes e industrias que permiten sean levantadas para durar muchos años. Las matemáticas de Miquel forman parte de nuestra cubania, un pueblo con el dominio de este arte, enfrentó ya en la década de los 50 las magníficas obras de ingeniería civil que aun hoy se celebran y le abrió el camino a todo ingeniero cubano allí donde este.

Las matemáticas han seguido avanzando, pero el álgebra y el cálculo son esos pilares muy necesarios y Miquel supo esto y logró lo imposible, que no les tuviésemos miedo y incluso que nos parecieran fáciles. Manuel  Francisco Gran Guilledo  complemento mucho el trabajo de Pablo Miquel en lo de crear una sólida formación físico-matemática en cualquier ingeniería.

Muy conocido por sus libros de Física General por décadas impartió esta asignatura en los primeros años de las carreras de ingeniería y sus libros aun hoy se reeditan y están en más de un despacho técnico y en casa de muchos ingenieros cubanos. Al igual que Miquel logró un método de enseñanza muy sistemático en lo pedagógico, pero que sobre todo nos guiaba a  enfrentar cualquier problema de la física por difícil que este fuese.

Discussion

No comments yet.

Post a Comment