//
Estás leyendo...

Cuba

Los Autocines de La Habana

Es casi imposible encontrar información sobre estos míticos cines habaneros de finales de los años 50, pero si están en la memoria y es por ello que los traemos a cuento

El primer autocine del mundo se estrenó en los Estados Unidos en 1933, pero la crisis económica y la pre guerra de entonces los dejo en baja intensidad hasta la década del 1950 que fue su época de oro.  Una buena pantalla panorámica y equipos de sonido individuales para cada auto era lo necesario A esto se adiciona la novedad, un servicio a cada coche de bocadillos, hamburguesas, refrescos y cervezas completan el plan para una noche cualquiera.

El Autocine era mas que ver películas, los servicios de gastronomía completaban una experiencia de disfrute pleno

El Autocine era mas que ver películas, los servicios de gastronomía completaban una experiencia de disfrute pleno

De niño yo personalmente fui testigo de dos de los autocines de La Habana. Mi familia proletaria vivía en Tarara y tiene que haber sido en 1958-59 cuando nos llevaron allí  a ver películas. Me recuerdo las chicas de Tarará que venían en patines con bandejas que fijaban a las puertas del coche de mi padre. Era una experiencia espectacular y al menos algunas veces me recuerdo de las visitas al Autocine. No aparecen fotos de ningún tipo, pero si recuerdo que saliendo por el Minimax era muy cerca y es la zona que señalo en el mapa de GoogleMaps.

Por 60 centavos de Peso dos películas y otros documentales costaba ir al Autocine de Tarará…

Autocine Novia del Mediodía en calle 51 Aroyo Arenas, La Habana

Autocine Novia del Mediodía en calle 51 Aroyo Arenas, La Habana

El primer autocine se menciona se estreno en noviembre de 1955 en la carretera de Vento y ya también en el 1958 el famoso Autocine Novia del Mediodía que fue el que mas perduro dentro del castrismo. Novia del mediodía estaba en Arroyo Arenas, cerca de las playas de la Habana.

Luego ya de la era castrista mi familia se mudo al reparto Flores, después del Biltmore y una tarde-noche mi padre nos llevó a ver películas. Muy semejante al de Tarará pero los coches se disponían de forma mas circular, una gran experiencia.

En las fotos el anuncio de las películas del día para el Autocine Tarará de 1958, y las vistas aéreas de las ubicaciones de los autocines ahora borrados del mapa y la memoria.

Estos eran negocios privados como todos los negocios y funcionaron bien debido a dos cosas el poder adquisitivo del cubano de entonces y que tenían una maquina para ir a disfrutar de una tarde-noche de películas y hamburguesas….

 

 

Discussion

No comments yet.

Post a Comment