//
Estás leyendo...

Cuba

La inmoralidad de las dos monedas viene de lejos

El comunismo cubano, peculiar, muy castrista en esencia, nunca aplico ninguna de las leyes que los clásicos escribieron: Ni Engels, Carlos Marx, Lenin, ni siquiera Stalin, Desde el comienzo se estableció una rigurosa diferenciación entre de los que estaban a favor y el bando de los que estaban en contra. El grupo élite del Castrismo siempre recibió muchas regalías, prebendas, y un largo etc. Ahora revienta en manos castrista el lío de tener dos monedas circulando en un mismo país. Esto viene de lejos, no es nuevo.

Los que tengan edad para ello se acordaran como a medida que millones de cubanos abandonaban el país, el régimen castrista lo iba decomisando todo. La persona que decidía emigrar era sometida a un control exhaustivo de sus pertenencias y al salir de Cuba eran decomisadas. ¿A donde fueron miles de coches, casas, vajillas y un largo etc?. Esta claro que a los favorecidos, a los mas iguales que otros.Dentro de ello lo realmente valioso se lo quedó el régimen a través de su Empresa de Confiscación de Bienes Mal Habidos ¿?.

O sea que la primera moneda paralela al peso cubano fue un pago en especias y bienes que el regimen realizo a sus afines. Si estabas bien situado en un ministerio o al régimen le interesaba te asignaban una casa de un gusano que había abandonado el país, un coche para que lo usaras, etc. La casa era dada en régimen de usufructo pero ello incluía todas las pertenencias, cuadros, electrodomésticos, etc. que estaban dentro del inmueble. La trampa se resolvió en 1970 cuando a todos estos agraciados se les entrego la Propiedad Legal de la vivienda.

Los Certificados en divisa.

Entraron en funcionamiento en los años 70 y era para dar respuesta a miles de técnicos que llegaban a Cuba procedentes de la URSS, Alemania, Checoslovaquia, Rumania, Bulgaria y que se les pagaba en esta semidivisa. Eran billetes como el peso con todos los valores como el peso, pero con el cual estos técnicos podían comprar en tiendas “seleccionadas”. Según la procedencia del técnico existían 4 tipos de certificados. Con certificados A, B, C o D entrabas a comprar al antiguo Minimax del Náutico. Cada moneda comprar distintos tipos de cosas. Si eras búlgaro con certificados A podías comprar ron cubano. Si eras un técnico ingles podía comprar un buen Johnny Walker. En los primeros tiempos del retorno de visita de cubanos que habían emigrado, las llamadas maripositas, compraban en esta moneda. El dólar como tal estaba prohibido.

Estos eran los certificados muy usados entre los 70 y  el año 90 cuando se acabo el campo socialista.

– Certificados A: destinada a cubanos residentes en países del bloque socialista

– Certificados B: destinada a cubanos residentes en países capitalistas

– Certificados C: destinada a cubanos y extranjeros residentes en Cuba con acceso a divisa extranjera

– Certificados D: destinada a estudiantes y becados extranjeros en Cuba

Los cubanos de a pie no podían tener certificados. Podían comprarlos a los extranjeros y luego mediante otro extranjero comprar en estas tiendas, pero el extranjero era el que pagaba en las cajas. Esto dio lugar a un mercadeo sin precedentes y yo diría de entidad mayor. Los rusos se llevaron de Cuba mucho oro en esta movida. Compraba joyas a los cubanos y luego iban a la tienda y compraba lo que el cubano les decía. No se asombren en Cuba había mucho, pero que mucho oro en manos de la población.

Los Certificados del BFI.

El Banco Financiero Internacional era un banco privado de los Castro que operaba como una entidad independiente y tenia actividad en diversos países. Decían que era un modo de evadir el embargo americano. En algún momento de los 70 el régimen necesitaba urgentemente mucho dinero para sus manejos y a alguno de ellos se les ocurrió montar unas inocentes tiendas de cambio de oro por certificados buenos. Nace entonces el Certificado del BFI que duraron muchos años hasta los 90.

Si Cuba era el país 22 del Mundo en 1960 por PIB cualquiera puede intuir que es un país con una riqueza nacional impresionante. Cuando alguien se marchaba de Cuba no podía llevarse nada, si se iba en lancha muy poco. El resultado es muchos familiares que quedaron en Cuba y tenían lo de valor de los que marcharon. Vajillas valiosas, cuberterías de plata, joyas y adornos de calidad, obras de arte, etc.

Claro que fue un gran festín. Un brindis al sol de los que se quedaron en Cuba a costilla de los que se marcharon. Si volvemos al inicio y en aquella casa que el gobierno me regalo había una cubertería de plata de ley, ahora pude comprar ventiladores, televisor a colore, cadena de música, en fin aquellas tiendas estaban muy bien surtidas con todo lo imaginable.

Volvió el dólar

Si, muy a pesar del Castrismo y el Comunismo el vil billete verde volvió a Cuba cuando el campo socialista se acabo. La red de tiendas de ellos mismos se encontraron que ya no podían vender. Se acaban los certificados y los extranjeros compraban directamente en dólares americanos. Cuando la crisis aprieta para el régimen con los balseros en 1994 se permite que la gente de a pie pueda comprar directamente en dólares. Nace la Shopping  Fase 1.Como el régimen recaudaba dólares, la oferta de productos y marcas creció y llegó a ser muy buena, llegaron a existir hasta rebajas como en Europa.

Poco duro el dólar, pero llega el CUC

El dólar comenzó a circular y pronto las tiendas se multiplicaron, crecieron y llegaron a muchas ciudades de Cuba. El cubano de siempre y con lo que los parientes les enviaban contaban con un patrimonio en divisa realmente importante. Hasta antenas parabólicas, colchones, muebles, refrigeradores, aires acondicionados se vendieron.

Este incremento notable de este fenómeno no podía durar. Por un lado los Estados Unidos protestaron y presionaron a muchos socios occidentales ya que Cuba estaba bajo embargo y no tenia ningún tipo de acuerdo con el Tesoro Americano para usar el dólar. Por otra parte muchas asambleas de militantes comunistas comenzaron a mostrar mucho malestar ya que ahora los que mantenían relaciones con los gusanos eran los que podían cubrir sus necesidades.

Nace así el CUC, peso convertible. No circula el dólar. Los extranjeros de cualquier país llegan a Cuba y cambian sus monedas por CUC que es la moneda que circula en Cuba, además del Peso Cubano de siempre. Con cambio irreal y elevadísimo con relación a dólares americanos y Euros y una relación fija entre ambos pesos de 26. Se establecen cajas de cambio en muchos sitios.Aparece la Shopping Fase 2, la actual donde no hay nada en las tiendas y los precios al alza.

El cubano de a pie vive con ambas monedas. Existen servicios y cosas que se compran en un tipo de peso, el resto en CUC. Para las empresas extranjeras es un verdadero dolor de cabeza ya que desde 2006 no pueden cambiar los CUC libremente en el Banco Nacional y están sujetos a un tipo de corralito donde el gobierno autoriza los pagos…. Esto trae como consecuencia que muchas empresas fracasen en Cuba.

Al fin y al cabo un engendro mas

Si el régimen se ve ahora ante el asunto de las dos monedas a nadie puede culpar, han sido ellos mismos como malísimos gestores los que han llevado a Cuba a esta situación. Si se unifican las monedas saldrán afectados todos los que juegan en la rifa cubana. El cubano de a pie ya que en su miseria resolvía esto en pesos y esto en CUC, las empresas extranjeras porque ya no tendrán ni divisa, la economía muy mal ya que al cambio que hoy tiene el CUC contra dólar y Euro se podría esperar una espiral de inflación no vista en Cuba desde el Machadato.

Hasta aquí este otro capitulo de los “Diez negritos cubanos….” Esa historia en la que todos pierden,…y merecido que lo tienen

 

 

Discussion

No comments yet.

Post a Comment