//
Estás leyendo...

Cuba

En Cuba falta la electricidad de los centrales azucareros

La situación energética actual de Cuba, ha llevado a al periódico Granma proclamar que “Ahorro o Muerte” es la consigna que impone la coyuntura económica del país. La alarma  salta por los supuestos sobre-consumos de electricidad que no son posibles. La solución será aplicar cortes de luz para ajustar el consumo de la población a lo previsto, o planificado. Es difícil saber en una Cuba que opera mayoritariamente bajo leyes capitalistas pero mantiene las maneras socialistas al hablar. 

He revisado algunas estadísticas de consumo eléctrico y he comprobado que en 1960 los cubanos consumían 238 KVh (Kilovatios Hora por persona) con un llamado al pie de nota. Luego busqué 1976 que es un año donde las producciones se recuperaron bastante después de la debacle de la zafra de los 10 millones de toneladas y comenzaban a entrar ayudas importantes desde la Unión Soviética y demás países socialistas. En aquel año  los cubanos gastaban 646 KVh.  En fechas recientes y en especifico después del año 2000 la producción eléctrica se estabiliza y permite que un cubano en 2007 consuma 1237 KVh. Esta cifra que duplica la del 1976, e inferior a la de los países desarrollados. Según que fuente se consulte, se establece en 3000 o en 4000 KVh el consumo para que exista un nivel de desarrollo humano elevado.  

Es en este momento que buscando explicación a las cifras de consumo eléctrico voy a revisar el pie de página del consumo eléctrico de 1960. El  pie dice  “solo contempla el consumo eléctrico público” y de pronto se despeja el enigma. Justo hace unos meses el gobierno de Cuba había nacionalizado las termoeléctricas, o sea la cifra refleja la producción eléctrica del estado. No recoge la producción de los centrales azucareros, aun no salen en la estadística. 

Ya me puedo olvidar del dato. Ahora está clara la causa del sobre-consumo. Castro convertió la industria azucarera autosuficiente energeticamente en una ruina, que ahora se ve, y ha arrastrado al país junto con ella. La industria azucarera cubana contaba en 1960 con 159 centrales azucareros. Con una tecnología anterior al uso del petróleo o el carbón mineral, aprovecha la combustión del bagazo para producir la energía que mueve todas las maquinas que permiten la producción de azúcar, alcohol y también papel para periódicos con la celulosa del propio bagazo. Esto esta escrito, no es un invento. Pregunten a algún azucarero, no cubano sino del sur de los Estados Unidos, Costa Rica, Colombia o Brasil  le dirá “Correcto”. Los centrales también aportaban muchos Megavatios a la red nacional 

Es justo después de 1976 y con la entrada de los rusos en la economía cubana, que se cambia la tecnología y se sustituyen los sistemas a base de quemar bagazo por “modernos” motores eléctricos. Los planes quinquenales recogían la nueva demanda eléctrica y mientras existió la ayuda de la Union Sovietica también estaba el petróleo sin restricciones y nuevas plantas generadoras. Este cambio queda demostrado que ha llevado a Cuba por una deriva de economía insostenible por su alto consumo de petróleo. 

Cuando Castro acusa a través de Granma al pueblo de derroche energético, culpa al inocente para que no lo miren a él. Este sobre-consumo actual se deriva de  la industria azucarera. Aun no ha terminado la zafra y él necesita hasta el último gramo de azúcar. Tal ha sido su mal hacer con una industria que permitió el desarrollo de Cuba por siglos y que el ha destruido. La industria azucarera cubana ha sido destruida a tal punto, que el país ya no exporta azúcar, no esta produciendo alcohol con muchísimas aplicaciones y exportable, ni tableros de madera a partir del bagazo, ni tampoco papel para periódicos desde el bagazo. De 159 los Centrales de 1960, están operativos poco menos de 70 industrias. 

Castro tendría que hacer una reflexión al respecto. Si la hiciera podría enterarse que la industria que el nacionalizo en 1960 generaba una cantidad de electricidad equivalente a la mitad del consumo nacional, que Centrales como  Hersey y otros muchos tenían planta eléctrica que se alimentaba de bagazo y con la energía eléctrica producía azúcar refino, aceite de maní y otras producciones. La capacidad eléctrica sobrante era entregada a la red nacional Una reflección  este sentido seria mucho mas útil que hacerlo para referirse al hermano pueblo de Haití. Si la industria cubana había optado por una tecnología nacional en lugar de otras mas moderna, era porque ya el encarecimiento del petróleo había afectado al país en varias ocasiones y el bagazo no costaba. También sabría que los millones de dólares que gasto en Alabama el año pasado comprando papel para el periódico Granma se los pudo haber ahorrado. Las papeleras cubanas producían ese papel a partir de bagazo  y lo hacían con tal entusiasmo que cubrían el consumo nacional y exportaban las bobinas de papel a México y los Estados Unidos.

Reflexiona Coma- andante!, ya lo decía el refrán “Conoce Cuba primero y el extranjero  después”

Por Jorge Cruz 

Discussion

No comments yet.

Post a Comment