//
Estás leyendo...

Cuba

El puzzle cubano

El puzzle o el rompecabezas son unos caprichos de cartón con imágenes, no son vitrales, ni gresite de suelos y paredes. Los puzzles los hay de todos los tamaños y con imágenes generalmente de gentes, lugares hermosos, sitios  casi siempre entrañables. Cuando alguien se dispone a armar un puzzle se toma grandes raciones de paciencia, busca un espacio amplio para ir armando aquello y además todo el montón de fichas o piezas.

Los puzzle son muy suyos. Cada pieza encaja con otras de una sola forma, cada pieza es única y solo va en una sola posición  a veces entre miles. Si al puzzle le falta una pieza aun no está, si faltan unas pocas se empieza a perder la imagen del conjunto.

Los países son puzzles, más complejos que los que vienen en caja, pero sin embargo tienen en común que cada país esta compuesto de un conjunto de piezas que lo conforman, mas importante que la geografía en sí, o sea de donde se conforma el puzzle, son las piezas. Yo entiendo que cuando un país logra la imagen completa, compleja que lo representa se ha concluido la obra. Nuestra Cuba sin embargo es un puzzle como aquel que terminaron nuestros abuelos cuando éramos niños y ahora nosotros ya bien adultos entramos en aquella habitación y nos encontramos que del puzzle otrora completo le faltan muchas piezas, cuesta trabajo reconocer toda la imagen. Hago un esfuerzo, han pasado muchos años, hago un esfuerzo de memoria, no lo logro volver a ver como fue, unas cosas sí otras no. En el suelo hay muchas piezas del puzzle. Están regadas por todas partes, unas están boca abajo y han perdido casi todo el color, muchas están aun buenas, me asombra que existan pedazos completos  intactos en el suelo.

En la actualidad de nuestro mundo y afuera del puzzle cobra mucha importancia para gobiernos y organismos internacionales el fenómeno de las migraciones. Es un nuevo fenómeno que por su magnitud a diario aparece en a prensa. Migran personas en busca de la economía que los gobiernos de sus países no les permiten tener, migran los técnicos, médicos y maestros buscando nuevas posibilidades, nuevas tecnologías. Las continuas guerras provocan grandes movimientos migratorios a países vecinos y ahora también a países lejanos. Cuando de un país emigran muchas personas es síntoma de que algo o muchas cosas no van bien.

Nuestra Cuba lleva casi 60 años con un flujo constante de personas emigrando. Al comienzo se decía que por razones políticas, ahora se habla de migración económica. El dato exacto es casi imposible de determinar con exactitud por razones estadísticas, metodológicas y por una política de constante negación del fenómeno, de desprestigio internacional a todos los que nos hemos ido del país. Los Castro y su camarilla han de saber que nadie y menos un cubano emigra por razones económicas. Existen cubanos en países cercanos en costumbres, clima o idioma, pero los cubanos han ido a parar a los lugares más impensables del planeta. Yo tenía una tía que en los años 50 era una emigrante económica. Vivía 9 meses en Nueva York y estaba 3 meses al año en Cuba, cuando allí el frío era insoportable para un caribeño. Con lo que ganaba allí se fue comprando su casa en la Víbora. Ella entraba y salía de Cuba cuantas veces quería, enviar dinero no le costaba apenas y los pasajes de avión sorprendería saber cuánto costaban. Lo que los Castro llama emigración económica realmente es política,   emigra por que en Cuba no tienen posibilidad de decidir por ellos mismos que hacer con sus vidas, y la decisión se toma cuando las condiciones económicas aprietan. Sepan los Castro que mantienen una beligerancia de baja intensidad porque estas personas están secuestrados por su gobierno. Mantienen una casa en Cuba, van y vienen, entonces se han de portar bien y pasar generosamente por caja, ya que cada año dejan al régimen muchos cientos de dólares en permisos, papeles y papelitos. Y ahora la maquiavélica figura de la Repatriación enturbia aun mas , si es posible, el panorama. Si se analiza desde esta óptica es lógico que el régimen nombre a esta emigración como económica. Es pintoresco como en Alemania el secuestro es tal que los emigrantes se agrupan en una asociación desde la embajada y que llegan a apoyar al gobierno de Cuba.

Ya al final de sus trayectorias biológicas, gracias a Dios, ¿Qué nos dejan los Castro de legado?, de verdad alguien cree que casi 60 años después tenemos un país mejor que el que encontraron?, ¿acaso Cuba ya es una nación desarrollada, el bienestar de su pueblo se puede comparar con el de los países mas desarrollados del planeta, las infraestructuras del país son un orgullo continental, los ciudadanos viven en viviendas dignas, realizan un trabajo que les satisface y les permite disfrutar de unas merecidas vacaciones en Varadero, Bahamas, incluso en la Costa del Sol española?, ¿los logros en muchos frentes del saber y la economía hacen del país una referencia para otros del mundo.?

Nada de eso, y lo peor es que nos dejan un puzzle roto, un país con una pérdida de capital humano que no tiene precio, muchos esfuerzos personales  para rehacer sus vidas en sitios inhóspitos y siempre difíciles. Muchos cubanos que han tenido que cambiar de idioma, clima, costumbres alimentarias, unidades de medida, se han acostumbrado a estar lejos de su barrio, de su gente. Es increíble que habiendo salido de Cuba con lo puesto, casi 60 años después la comunidad cubana en los Estados Unidos, que es de la que se tienen mas datos, sea considerada una élite de la sociedad de aquel país por lo extendida que está en muchos ámbitos, en puestos de responsabilidad económicos, en empresas que por si solas son muchas veces Cuba en lo económico, en las universidades y centros científicos, en las artes, la música, el espectáculo, en la política local, de los estados y del país.

Pero toda la riqueza de estos valiosos cubanos no sirve para nada si no vuelve la democracia a Cuba. Será necesario mucho amor a Cuba para después de toda esta época negra de nuestra historia todos los cubanos seamos capaces de recomponer el puzzle nacional. Que nadie se llame a engaño, un cambio real en Cuba nunca será posible sin todos los cubanos. Todo cubano cuenta como pieza del puzzle. Han de estar todos para que la nación pueda renacer. Es por ello que cada cubano en el extranjero ha de saber en primer lugar que es único, que es necesario para el país y que se ha de contar con él. Los de Cuba han de saber que los de afuera sí contamos, que sin nosotros aquello podrá ser cualquier cosa pero nunca volverá a ser Cuba. Todos los cubanos tendrán que mentalizarse de que aun cayendo los Castro mañana y abriéndose un período de cambios reales y de democratización será un proceso largo y difícil. Muy difícil porque para que sea, tendrá que ser con todos, con los de afuera y con los de adentro, con los acusados y los acusadores, con los colaboradores y simpatizantes de los Castro y con los que les deseamos lo peor. Para que el puzzle vuelva a lucir, será necesario mucha paciencia y mucho tesón, tendrán que poder estar todos y hacerlo en democracia, en una mesa tendrán que poder sentarse comunistas, demócratas, liberales, religiosos y todos allí.

Si existiera un símil mas complejo que el puzzle para ver en los futuros de Cuba, de seguro me anotaría. Es sin embargo válido ya que si a un puzzle le falta una pieza no está completo y al puzzle cubano le faltan muchas piezas, desde el primer día está condenado al fracaso porque no puede progresar aquello que va excluyendo constantemente una parte de su población y que además tiene porcentualmente una formación elevada.

No reivindico nada, solo auguro mucho trabajo para los que se dispongan a ayudar a recomponer el puzzle, habrá que convencer a muchos compatriotas de que vale la pena.

Discussion

No comments yet.

Post a Comment