//
Estás leyendo...

Cuba

A la música no le hace falta Castros

Cada pueblo tiene formas de expresión que le son propias y que de alguna forma le dan una identidad . En el caso de Cuba, la música es una de sus señas de identidad mas claras. En un país tan pequeño siempre la música ha estado presente, varios ritmos compitiendo, muchos grupos musicales. Es un pueblo al  que le gusta la música en todas sus facetas y que sobre todo disfruta mucho bailando su música. Desde el danzonete, el danzón, el son, la rumba, el mambo, el cha cha cha no ha existido fiesta sin música, boda o celebración sin baile.

Para la fiesta de los 15 años, las mejores coreografías de Casino preparada y ejecutada por amigos y familiares. Para los ritos africanos, la música, el tambor, los fines de semana, los carnavales, en bodas, en todos sitios.
 
Como a  todo en Cuba,  la política y los acontecimientos de los últimos 50 años han provocado en nuestra música muchos cambios, separaciones, las nuevas alianzas del país relacionaron al cubano con otras culturas en las que su música ha influido y de alguna forma también nos han influido, hemos estado muchos años separados de America Latina y esta influencia ha faltado, los 50 años de no existir relaciones con los Estados Unidos han impedido que los ritmos occidentales como el Rock, el Heavy y otros tantos no hayan entrado masivamente  al país.
 
La sociedad civil ,sin embargo,  ha mantenido la música como su propia identidad y es en las pocas cosas en que ha existido entendimiento entre los cubanos de adentro y los cubanos de afuera. En general y al margen de los casos donde la política ha influido, la música ha cruzado el estrecho de la Florida constantemente, que prohíben a Celia, aparecen casetes con Celia, con Feliciano, con Cachao, con Willi Chirino. Igual afuera se han oído todas las orquestas y grupos importantes.
 
En los años mas recientes tanto las agrupaciones de Cuba como las del exilio han acumulado éxitos con el boom de la salsa. Ahora han llegado ritmos nuevos, más globales y también tienen referencias en Cuba. La salsa o sea nuestros ritmos de toda la vida, cada uno con su nombre están vivos, pero los nuevos también están siendo asimilados con gran velocidad y no sin mucha mezcla con nuestros ritmos.
 
El raggeaton esta de moda, los cubanos lo llamamos Cubaton con independencia si el nombre lo inventó uno de dentro o uno de afuera. Cuando se oye se identifica, se rompe la monotonía de las letras y de la música que caracteriza al reggaeton. La juventud es la que esta haciendo Cubaton y no con poco éxito.
 
Distinto es el Hip Hop y el Rap, ritmos que son música pero música que critica, que reclama a nivel global soluciones para los jóvenes y sus problemas muy específicos. Estos ritmos en Cuba han entrado y rápidamente han chocado con el sistema, el rap es critica, critica al gobierno, ahora critica dentro del estrecho margen de critica que les han dejado, pero critica al fin y al cabo. En casa, en grupos se esta haciendo un Hip Hop y un Rap underground, fenómeno nunca antes conocido en Cuba, en ninguna etapa anterior en 50 años. Los CD, las memorias vuelan con la crítica abierta al régimen en forma de música. Letras enardecidas que piden guerra, auditorios que rugen cuando el cantante proclama: “El rap es guerra”
 
Al fin y al cabo toda es música, dolida la de Celia que no volvió a ver sus palmares, con esperanza en Bebo que ve como se crea una verdadera dinastía de jazz latino autentico que triunfa allí donde se presenta, por virtuosos pero también por brindar un jazz muy mezclado con los ritmos cubanos que transmite toda una rapsodia musical al que los escucha, nada de jazz tedioso, improvisaciones largas y predecibles. Parece que Cuba quiere recibir a Bebo como el Grande de la Música que es, si esto ocurre, será porque otros tiempos comienzan a correr, otras melodías, porque para un pueblo sufrido al final compartimos las glorias de nuestros músicos como nuestras.

Discussion

No comments yet.

Post a Comment